El impacto de la energía eléctrica y del diésel en la huella de carbono de los productos de la minería del cobre, hierro y otras, es muy alto. El suministro de energías renovables no convencionales a la minería es una de las formas más efectivas para reducir radicalmente ese impacto. ACERA trabaja para alcanzar una regulación adecuada para que las ERNC se desarrollen al máximo y de la manera más competitiva posible en precio.